#VeryAsombrarse: La Quema me recuerda inicialmente al tercer disco de Famasloop

La Quema me recuerda inicialmente (como referente musical) al tercer disco de Famasloop, grupo musical de reciente creación en Venezuela (2006) y quienes han expresado en sus letras un contenido de denuncia social importante. Si el nombre de ese disco no tiene nada que ver con La Quema de Judas (no lo sé), pues la vida me confirma que esto es un mundo lleno de causalidades y no de casualidades; ya que las Quemas de Judas simbólicamente representan (además de la traición a Cristo) denuncias sociales, que va desde los entretelones privados de la comunidad, a asuntos más serios que nos afectan a todos hoy en día como es “el bachaquerismo”.

La Quema de Judas es una festividad tradicional, que la iglesia católica califica como pagana. Según la poca información que se consigue por escrito, son pocas las comunidades que tienen un sistema formal establecido para la celebración de La Quema; me refiero a  una ceremonia con pasos bien definidos, con responsables organizados y con una amplia tradición. Pudimos identificar tres en la ciudad de Caracas: el Cementerio, San Agustín del Sur y El Pedregal; a éste último nos fuimos este Sábado de Gloria y Domingo de Resurrección en la segunda experiencia #VeryAsombrarse de la Escuela Foto Arte.

Lucrecia, Verónica, Armín, Alejandra, Anthony, Arianna, el #profeEFA Ricardo y yo, llegamos al automercado Luz de El Pedregal ese sábado, y ya estaba todo el grupo encargado de la preparación del Judas, terminando de arreglar al que iba a ser quemado al día siguiente: la consigna que todos los venezolanos repetimos como autómatas todos los días “No Hay”.

Conversando con los que estaban preparando al muñeco, me llamó mucho la atención Cipriano Gómez, sólo su nombre es muy curioso. Él es el encargado desde hace unos años de terminar de pintar la cara del Judas y nos llevó al taller donde hacen un trabajo que en lo personal es sumamente importante, se encargan de recopilar desechos materiales de los habitantes (cartones de huevo, botellas plásticas, latas de cerveza, potes de aceite para carros, entre muchos otros) y hacen pequeños objetos funcionales o cuadros; promueven y enseñan la técnica del reciclaje, creando productos útiles / piezas-artísticos populares. Yo le dije “Cipriano tú eres artista plástico”, él me dijo contundentemente “No soy artista plástico. Pero sí estudié arte”. Entrar a ese taller y escuchar a Cipriano contar su historia fue mágico.

Casi al mismo tiempo, Alí Morales, a quién conocí de vista hace 3 años en mi primera Bajada de Palmeros  y con quien volví a coincidir este año en la misma manifestación (ahora vestido de Burriquita), nos echó mucha vaina y nos comentó que su hijo Alí de 12 años iba a hacer un Judas Jr., que tiene 3 años haciéndolo y que es la manera de que los chamos se entusiasmen con la tradición y que la continúen en su debido momento. Vimos desde el esqueleto hasta que el Judas “Sin Nombre” fue a acompañar al “No Hay”, vestido de gala. Cae la tarde y nos despedimos del grupo (Tobías, Alí, Marcelino, Cipriano y los otros panas) quienes ya han colocado a los Judas en el medio de la calle, le quitan y ponen empaques de productos desaparecidos y recogen colaboraciones entre los transeúntes.

El domingo aparecemos a media mañana y aprovechamos de comprar productos regulados, ya que al Judas no lo habían sacado a la calle y no había casi cola. Asistimos temprano porque nos indicaron que alguien (¿?) iba a colaborar con una fiesta para los niños de El Pedregal, eso no sucedió. Pasadas las 2:00p.m. los panas improvisaron dos buenas piñatas y los niños se divirtieron con ambas con el Judas siempre vigilante; al mismo tiempo, la música llega y el hombre más esperado y detestado: Jean Paul, él que lee el Testamento del Judas; el dueño de una licorería les regala una botella de Carta Roja y Jean Paul se encarga de ofrecerle un trago de esa botella a todos, incluidos nosotros, es una demostración de aceptación y respeto. En todo momento interactuamos con la cuerda de jodedores que están recolectando el dinero y hasta con el Cultor de la comunidad y con el Sr. Ramón Delgado, Palmero Mayor.

A las cinco en punto, montan a los Judas en una camioneta para cumplir con su “escarmiento” lo pasean por diversos sectores de Chacao para mostrar sus pecados…  A las 6:00p.m. llegan y el “No Hay” es colocado en el mismo sitio y empieza la pirotecnia, el ambiente set cargado entre emociones e incertidumbre y ya full de vecinos y ajenos, todos ansiosos de ver La Quema. Jean Paul sale a las seis y poquito declarando “Yo Soy Judas Iscariote (…) a partír de este momento no tengo familia, ni amigos (…)” lo que se viene es cabilla y entre palo y palo, todo aquel que se portó  mal (desde los vecinos, el alcalde, la escasez y los bachaqueros) “lleva”. La gente se ríe, algunos se notan incómodos, nosotros pelamos los ojos y Jean Paul termina sorpresivamente diciendo “A correr cuerda de coños de madre que esto va a arder”, todos corremos hacia un lado y admiramos mientras hacemos las fotos, como se consume el “No Hay” entre las llamas, con la esperanza que con el fuego se llevará todo esta situación que estamos viviendo.

Seguimos conociendo comunidades y tradiciones populares, haciendo registro de manifestaciones paganas y religiosas, buscando ese nexo con nuestros coterráneos, con el otro; quizás por ese eslabón perdido entre tanta polarización política. La fotografía sana y ayuda a crear nexos inquebrantables, continuaremos con las experiencias #VeryAsombrarse con la Cruz de Mayo :)

Publicado originalmente en el blog de #VeryAsombrarse

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s